La Paleodieta, una opción saludable

La Paleodieta, una opción saludable

Frutas, verduras, tubérculos, pescado y proteínas animales. La mayor parte de nuestro tiempo en la Tierra, los seres humanos hemos sido cazadores y recolectores, con una dieta basada en todos estos alimentos, y sólo en la última etapa hemos comido productos procesados. Por eso, la paleodieta, una nueva tendencia en lifestyle, propone volver al origen, al Paleolítico.

Hay nutrientes que llevan con nosotros desde hace 76.000 generaciones

Aunque el mundo ha cambiado radicalmente desde el Paleolítico, el genoma del ser humano apenas lo ha hecho y sigue adaptado a las condiciones de entonces. Hay nutrientes que llevan en nosotros desde hace 76.000 generaciones. Con el paso de los siglos, los seres humanos hemos adquirido una serie de características genéticas relacionadas con nuestra manera de alimentarnos. Según los impulsores de la paleodieta, nuestros hábitos alimenticios actuales se basan en un 70% en alimentos que no estaban presentes en el paleolítico y a los que no estamos totalmente adaptados.

La paleodieta aconseja volver al origen y comer carnes magras, pescado, frutas, verduras y tubérculos.

Esta falta de concordancia entre el diseño de nuestros genes y los alimentos que consumimos en la actualidad ha favorecido en las sociedades industrializadas el aumento de enfermedades relacionadas con la nutrición (obesidad, diabetes, enfermedades cardiovasculares, etc.). Frente a esa situación, surge la paleodieta, una forma de alimentarse basada en carnes magras, pescado, frutas, verduras y tubérculos.

La carne de ternera, una buena alternativa

Una opción entre las carnes magras sería escoger la carne de ternera. Viñals 1906 lleva más de 100 años proporcionando al consumidor carne de ternera de proximidad de primera calidad. La empresa se ha propuesto, junto a sus expertos carniceros, redescubrir al cliente el mundo de la carne. Siguiendo los consejos de la paleodieta, algunos de los cortes de ternera más saludables que Viñals 1906 puede ofrecer son el vacío, el solomillo, la contra o el lomo alto.

Esta nueva tendencia también sugiere excluir cereales, legumbres, productos lácteos, carnes grasas, sal, azúcar refinado, alcohol y productos procesados industrialmente. Todos ellos se introdujeron en nuestros hábitos alimenticios recientemente y nuestro organismo no está del todo adaptado a ellos. Por ello, la paleodieta recomienda evitarlos o tomarlos de manera puntual. Llevan con nosotros apenas 300 generaciones, así que no podemos digerirlos y aprovecharlos igual de bien que las frutas y las verduras, el pescado o la carne de ternera.

Modificar poco a poco nuestros hábitos para estar más sanos

La paleodieta es tan solo una alternativa de salud más. Una tendencia que propone unas pautas para modificar la manera cómo nos alimentamos. No podemos cambiar radicalmente de hoy para mañana nuestras costumbres, pero sí hay algunos hábitos que podemos ir modificando poco a poco. Hay alimentos como el vacío, el solomillo, la contra o el lomo alto, propuestos por los expertos carniceros de Viñals 1906, que pueden ser una opción para ayudarnos a mejorar nuestra salud. Si respetamos las necesidades de nuestro cuerpo, seguro que seremos más sanos y felices.

No Comments

Post A Comment